Un cómic anti-nazi de verdad: Maus. Relato de un superviviente (Carles Montaña)

Antes de que empiece este post alucinante, os explico lo que me han dicho:

Carles Montaña (@carlesmontana) es, junto a Imma Aguilar (@immaaguilar), coautor de “Hoja de Ruta”, una novela de intriga política publicada en Amazon con el seudónimo de Carmen Rosemberg (@CarmenRosemberg).

Carles está leyéndose Las asombrosas aventuras de Kavalier and Clay, de Chabon; el primer libro de la primera sesión de este Club de Lectura que debatiréis el 20 de junio en Madrid (ya nos dirán en qué lugar). Montaña nos escribe de uno de los temas fundamentales de este libro: el cómic de temática anti-nazi. Y aquí va:

maus_HC

La ratonera de los Spiegelman

(Maus: Relato de un  Superviviente, Spielgman. Art. Ed. Planeta de Agostini, Barcelona, abril de 2002).

El cómic Maus de Art Spiegelman, premio Pulitzer 1992, es una fábula sobre la excrecencia humana. Describe la ratonera mental en la que se convertiría para siempre jamás la vida de millones de personas (judíos y no judíos) en Centroeuropa en los años previos a la Segunda Guerra Mundial, durante la contienda y a posteriori como consecuencia del nazismo y la aplicación de sus brutales técnicas de destrucción. El autor retrata en cada una de las viñetas las vivencias de sus padres y su familia en los campos de concentración de Auschwitz/Birkenau yTreblinka. Además, abunda en la llaga del genocidio nazi para explicar cómo los atrapará y los convertirá, a ellos y a su familia más próxima –el autor incluidos-, en prisioneros-ratas-ratones de por vida.

Si bien es cierto que la vida de cualquier progenitor condiciona la de sus vástagos en mayor o menor medida, Spiegelman deja muy claro con el subtítulo de su cómic que, a veces, ese reguero resulta devastador. Maus, relato de un superviviente, mi padre sangra historia y allí empezaron mis problemas, describe a la perfección lo que el lector audaz podrá escudriñar entre el papel.

A través de 296 páginas Spiegelman tatúa en la retina del lector y con personajes aparentemente inocuos –ratoncitos, gatitos, cerditos, ranitas, sardinitas-, lo que le otorga una carga aún más perturbadora, la evolución brutal a través de la Shoah de Europa.

El cómic sobrepasa la esfera de la masacre e intenta comprender cómo una mujer y un hombre pueden sobrellevar la condena perpetua de “parásitos sucios e infectos y portadores de bacterias”.  En este sentido, las seis primeras páginas del capítulo 6 de la edición española –Mouse Trap/Trampa para Ratones – resultan reveladoras para entender quiénes son los Spiegelman.

Tras la lectura de esta obra completa, que consiguió sólo con la publicación de su primera parte en 1986 un abrumador éxito comercial y de crítica, el lector parece entender muy bien que Art Spiegelman no se redimió aplicando la máxima macabra nazi “arbeit macht frei”, el trabajo os hará libres. Spielgeman, a pesar de sus esfuerzos liberadores, sigue en su ratonera vital, en su propia trampa para ratones.

@CarlesMontana, periodista y asesor de comunicaicón en el Senado

Añadimos aquí una presentación de Antoni Gutiérrez-Rubí (@antonigr) sobre cómic y política que nos recomendó Lucía Guerrero (@unajazara)

 

Anuncios

About El Breviario

@rafarubio e @immaaguilar son los autores de El Breviario

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: