DE BRIDAS, MUROS Y GRIETAS. Crítica literaria de Carles Montaña

DE BRIDAS, MUROS Y GRIETAS. Por Carles Montaña

JOHN MORTIMER (2013). Un Paraíso Inalcanzable (2ª ed.). Barcelona: Libros del Asteroide. 447 p.

“Quien rompe la injusta brida de su origen// y se agarra a las faldas de la oportunidad,// y resiste los golpes de la circunstancia// y afronta la negra fatalidad”. Este poema con el que John Mortimer abre la cuarta parte de su libro mágico alerta de forma certera sobre la adversidad resultante de tomar el ascensor social en Gran Bretaña. Los devaneos del peculiar interclasismo británico imperan en esta obra. De hecho, la trama endemoniada y brillantemente construida de Un Paraíso Inalcanzable no es más que una genial excusa para retratar con pasión los cuarenta años previos a la llegada de Margaret Thatcher al poder desde los ojos de un observador de lujo, el médico del pueblecito tranquilo de Rapstone Fanner, Fred Simcox, en la campiña inglesa.
El genial guionista, novelista y jurista Mortimer corta las bridas de una gavilla de personajes insuperables. Les permite romper los muros y deja que se cuelen por una grieta, por la sempiterna puerta de atrás, para que paladeen, si quieren, una supuesta arcadia feliz. Sin embargo, el camino es largo y tortuoso. Aparentemente todo es apacible en Rapstone Fanner entre casitas de piedra, bosquecitos de hayas, espesos setos y maizales y ocasionales cubiertas de teja. Pero lo que se presume como una apacible jornada de pesca con mosca del alma inglesa se transforma página tras página en una cacería salvaje y brutal movida en algunos casos por la ambición desmesurada, como la de Leslie Titmus que llegará a ministro.
La muerte del párroco socialista del pueblo, Simeon Simcox, desgarra analmente la realidad tranquila de ese paraje tan inglés, tan burgués. Los enigmas y las preguntas de difícil respuesta que traerán ese deceso harán que el lector se deje penetrar salvajemente por esta obra con la avidez y el placer de un sátiro y un pervertido que quiere eyacular pero que no desea culminar. La prosa británica de Mortímer es rica, irónica, llena de humor, sarcástica, cáustica y salvaje. El lector leerá una novela formalmente perfecta, con golpes certeros, los cambios adecuados y las vueltas de tuerca de la trama dosificadas excelentemente. Permitan que este Landlord de las letras se baje los pantalones de montar hasta la altura de las botas impolutas, ligeramente manchadas de barro. Dejen que Mortimer haga chasquear su fusta contra sus nalgas y accedan a que los viole con su verbo. Relájense y disfruten del camino hacia el Paraíso británico, porque nunca lo alcanzarán.

Anuncios

About El Breviario

@rafarubio e @immaaguilar son los autores de El Breviario

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: